top-menu

Herpes Genital Tratamiento Casero – La Verdad!

Son numerosos aquellos tratamientos caseros para el herpes genital y a los que se puede recurrir a la hora de combatir o reducir las consecuencias físicas que pueda acarrear el herpes, en este artículo vamos a tratar los tratamientos caseros que puedan ser de más utilidad para mejorar, en todo caso, los síntomas de esta enfermedad de transmisión sexual.

herpes-genital-tratamiento-casero-Uno de esos tratamientos sería el uso y la aplicación de ungüentos “caseros” y 100 % natural, entre los que destacamos, los cataplasmas de miel con limón y manzanilla (evite que la manzanilla una vez hervida, esté muy caliente para no quemar la parte afectada), puede aplicar la mezcla en una venda o en una gasa limpia y completamente esterilizada, como las que venden en la farmacia.

El herpes genital tiene otros tratamientos caseros muy útiles, como por ejemplo, tras un buen baño nocturno (o a primera hora de la mañana, cuando el biorritmo comienza a activarse) aplicar aceite de moringa oleifera, para ello la piel y la zona afectada deberá estar humedecida para la mejor absorción de este gel o aceite. Del mismo modo, como ocurría con la manzanilla el limón y la miel, se podrá recurrir a una gasa esterilizada o a una venda limpia para proteger la zona en cuestión.

 

Debido al herpes genital, muchas personas llegan también a experimentar sensación de hinchazón y picores intermitentes, para ello se recomienda dos sencillos tratamientos:

>> El primero y el más básico es colocar hielo húmedo (se recomienda evitar el hielo seco ya que puede irritar aun más la zona afectada y empeorar sus síntomas) y colocarlo en un paño limpio (importante que después de su uso se limpie muy bien, o se tire una vez que cumpla con su función)

>> El segundo, pero no por ello menos útil, es aplicar harina de maíz o bien, arroz completamente molido (debe quedar prácticamente en polvo) en la zona infectada donde se genere el picor o la hinchazón, este remedio es altamente útil para evitar molestias físicas externas (pero no es muy útil contra los dolores musculares, aunque el aceite de moringa oleifera sí lo es).

Existe además, un tratamiento casero de lo más útil y sencillo, y es resecar las heridas con limón y tila, de ese modo, cuando esté seca, podrá aplicar gel o aceites, aunque siempre se recomiendan productos derivados 100 % naturales, por ejemplo, las hojas secas hervidas del árbol de la moringa, o bien de té verde, especialmente por su poderosa cantidad de antioxidantes y regeneradores celulares, al aplicar durante 10 minutos, aliviarán y mejorarán notablemente los síntomas de infección.
Aunque la primera reacción de los afectados es buscar tratamientos farmacéuticos, es muy común recomendar (incluso los mismos farmacéuticos se lo harán saber) tratamientos naturales. De modo que intente combinar aquellos tratamientos que mejores resultados le den.

Pero al final, lo que cuenta realmente es saber cuidarse, llevar una dieta sana y equilibrada, y evitar todas aquellas situaciones de estrés en la medida de lo posible.

, ,

No comments yet.

Deja un comentario

ComoCurarHerpesGenital.com